La Habana (capital de Cuba) canceló las medidas de reapertura vigentes desde julio pasado e impuso este sábado de nuevo las fuertes restricciones de fase epidémica ante el rápido aumento de nuevos casos de la COVID-19 en las últimas dos semanas, que amenazaba también con extenderse al resto de Cuba.

“El pronóstico indica que la situación está próxima a volverse incontrolable si no tomamos todas las medidas (…) La amenaza de seguir creciendo en contagios se acentúa cada día que pasa”, insistió el ministro cubano de Salud, José Ángel Portal.

La capital, hasta ahora la única región del país estancada en la fase 1 de la desescalada hace un mes, concentra 205 de los 321 casos de coronavirus detectados en las últimas dos semanas en la isla, que con los 59 contagios de este sábado (41 importados desde Venezuela) ya acumula 2.888 positivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *