Los casos confirmados de COVID-19 en Florida aumentaron este sábado en 8.502 y ya suman 526.777, mientras las muertes acumuladas desde el inicio de la pandemia superan las 8.000, de acuerdo con el Departamento estatal de Salud.

El Departamento de Salud de Florida, que solo contabiliza las muertes de residentes en el estado, informó de 182 nuevos decesos, que hacen un total de 8.019 desde el 1 de marzo. A esa cifra hay que sumarle 129 muertes de no residentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *