“No espero una situación competitiva en los primeros nueve meses, porque cada dosis de vacuna que sea aprobada es bienvenida y será bien usada”, ha declarado el director ejecutivo de la farmacéutica alemana BioNTech, Ugur Sahin.

El lunes fue la compañía Moderna quien publicó sus estudios preliminares, en los que se aseguraba que la vacuna tenía una efectividad del 94,5%. AstraZeneca, otra de las compañías que se encuentra en las últimas fases de sus estudios, publicará previsiblemente sus datos antes de final de año.

“Las primeras compañías que consigan aprobar sus vacunas no competirán entre ellas. Supongo que no será así hasta pasado la mitad de 2021, donde cada vacuna se distinguirá de las otras con un perfil específico”, ha explicado Sahin, que además ha insistido en que su compañía y Pfizer se encuentran trabajando para que su vacuna no precise de una conservación a -80 grados centígrados para facilitar la administración del fármaco en países en vías de desarrollo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *