El presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump (quien todavía no ha aceptado su derrota en los comicios del pasado 3 de noviembre) ha defendido una presunta conspiración, denunciando que los datos preliminares de la vacuna de la farmacéutica Pfizer no se hayan publicado hasta después de las elecciones para “perjudicarlo”.

“Se me puso aquí para hacer un trabajo, y Pfizer y otros iban adelante con las vacunas. Ustedes no tendrían una vacuna en otros cuatro años si no fuera por mí, porque la FDA (regulador estadounidense) nunca hubiera sido capaz de hacer lo que ha hecho si yo no los hubiera forzado a hacerlo”, ha empezado Trump.

Acto seguido, elaboró su teoría: “Y Pfizer y otros incluso decidieron no evaluar los resultados de su vacuna, en otras palabras, no sacaron una vacuna hasta después de las elecciones. Eso es por lo que yo hice para favorecer a naciones”.

“Decidieron atrasarlos por lo que estoy haciendo, y está bien para mí, porque francamente esto es algo muy grande, muy grande. No sé si alguien lo va a apreciar, así que esperaron, esperaron y esperaron y pensaron que iban a salir en unos pocos días después de las elecciones. Probablemente habría tenido algún impacto ¿Quién sabe?”, ha añadido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *