El Grupo de Elaboración de Directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elaborado un informe en el que desaconseja la utilización de remdesivir en los pacientes ingresados a causa de la infección por coronavirus, tal y como informa Europa Press.

El escrito, publicado en la revista The BMJ, explica que “no hay evidencia de que la aplicación de este tratamiento mejore la supervivencia o reduzca la necesidad de recibir ventilación artificial”. Sin embargo, desde el principio de la pandemia se viene utilizando en todo el globo para tratar a los pacientes con un cuadro grave por la enfermedad o para aquellos que permanecen ingresados.

La OMS, en vistas del uso masivo del tratamiento, ha desarrollado una nueva revisión sobre la influencia que pueda tener el fármaco en los pacientes de coronavirus. Para contribuir al estudio se han analizado los casos de unos 7.000 pacientes y, además, se ha desaconsejado el uso de otros tres medicamentos.

“La evidencia científica es baja y no prueba que haya algún beneficio tras la utilización del remdesivir en el estado de los pacientes”, confirman los expertos.

Estudios previos

A pesar de que la situación del remdesivir en la práctica médica es “incierta”, los expertos apoyan a los científicos para que continúen realizando pruebas con el fármaco para poder recopilar más información sobre lo óptimo de su empleo.

El informe elaborado por la OMS no es el primero elaborado en esta materia, ya que el pasado 19 de octubre ya se publicó un escrito en el que se aseguraba que el efecto del fármaco sobre la mortalidad era “decepcionantemente poco prometedor”.

El uso del fármaco fue autorizado en Reino Unido, la Unión Europea y Estados Unidos tras la publicación de un estudio patrocinado por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos en el que se exponía una tendencia ligera hacia una mayor posibilidad de supervivencia en 29 días. Sin embargo, la OMS, en el informe publicado en el mes de octubre sacó sus conclusiones tras analizar una muestra cinco veces mayor que la que conllevó la aprobación del fármaco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *