La búsqueda de una vacuna eficaz continúa en todo el mundo y los ensayos clínicos siguen avanzando. En los últimos días, las vacunas de Pfizer, BioNTech y la rusa Sputnik V han anunciado la alta efectividad de sus fármacos candidatos y, también, la vacuna de Janssen ha confirmado la fase III de sus ensayos.

Este jueves, la vacuna de Oxford-AstraZeneca también ha comunicado una nueva noticia, y es que su medicamento ha avanzado en la segunda fase de las pruebas clínicas, en las que ha demostrado que es segura en personas sanas de avanzada edad en las que aporta una cierta inmunidad.

240 voluntarios de más de 70 años

Así lo ha informado la revista médica ‘The Lancet’ quien ha publicado los recientes resultados del antídoto de nombre ChAdOx1 nCoV-19: “Los prometedores resultados preliminares indican que esta vacuna contra el virus SARS-CoV-2 ofrece similares resultados de seguridad e inmunogenicidad en los adultos sanos de más edad que en aquellos de entre 18 y 55 años”, detallan los expertos en el informe.

Los investigadores llevaron a cabo la prueba del fármaco en 560 adultos sanos, entre los que figuraban 240 pacientes de más de 70 años. Finalizados los ensayos de la fase II en estas personas, ‘The Lancet’ publica: “El antídoto provoca pocos efectos secundarios e induce una respuesta inmune en ambas partes del sistema inmunológico en todos los grupos de edad tanto con una dosis baja como estándar”.

Entre los voluntarios se encontraban también 160 personas de entre 18 y 55 años; 160 individuos de entre 56 y 59 años. Todos ellos presentaban buena salud antes de someterse al estudio. Es importante remarcar que en este estudio no se ha medido la eficacia de la vacuna para proteger del virus, un asunto que sí se analizará en la siguiente fase.

Respuesta de anticuerpos

Según el estudio, la ChAdOx1 nCoV-19 genera una respuesta de las células T (aquellas que atacan a las células infectadas por el virus) a los 14 días de la primera dosis. Esta vacuna candidata también ofrece una respuesta de anticuerpos a los 28 días de la segunda inyección o dosis de refuerzo, que ataca al virus cuando circula por la sangre o el sistema linfático.

La vacuna indujo anticuerpos contra la proteína de punta del coronavirus (la proteína S) 28 días después de una primera dosis baja o estándar en todos los grupos de edad. Después de la vacuna de refuerzo, el nivel de anticuerpos aumentó a los 56 días del inicio del experimento, y lo mismo sucedió con los anticuerpos neutralizadores 42 días después.

Efectos secundarios leves

Los responsables del estudio señalan que los efectos secundarios de la vacuna candidata de Oxford-AstraZeneca fueron leves. Los voluntarios que detectaron algún síntoma hablan de dolor por la inyección, fatiga, dolor de cabeza, fiebre o dolor muscular.

Los investigadores han señalado que estos efectos secundarios fueron más comunes en el grupo de los más jóvenes que en los adultos mayores de 70 años. Aun así aseguran que la respuesta inmune fue similar en todos los grupos de edad tras la dosis de refuerzo.

La fase III, en marcha

Pero a pesar de estos magníficos resultados en la fase II, los autores del estudio alertan de que estos resultados tienen que confirmarse en la fase III ya en marcha. En esta última prueba para saber si el fármaco es eficaz, los científicos averiguarán “hasta qué punto la vacuna es efectiva para proteger de la infección por SARS-CoV-2 en un grupo más amplio y heterogéneo de personas, que incluya gente de edad avanzada con patologías previas”.

Protección en personas de avanzada edad

Sarah Gilbert, la viróloga que lidera el equipo de investigación detrás de la vacuna de Oxford-AstraZeneca, afirma: “Este estudio responde a algunas de las cuestiones planteadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la necesidad de que las vacunas contra la COVID protejan a las personas adultas de más edad”.

“Todavía quedan por responder otras preguntas sobre la eficacia y duración de la protección y además se debe probar la vacuna en gente mayor con patologías para asegurar que protege a quienes tienen más riesgo de enfermar de gravedad”, concluye la experta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *