Hong Kong, la ciudad que más sufrió la epidemia del coronavirus en 2002 – síndrome respiratorio agudo grave (SRAG), o síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) – vive actualmente una cuarta oleada de COVID-19, que parece más grave que las anteriores y que le ha llevado a cerrar todas sus escuelas hasta el próximo año, entre otras medidas.

El Gobierno local reiteró hoy su preocupación por el reciente repunte de casos – 76 hoy y 115 el domingo – al que habría contribuido un grupo de “supercontagiadores” que frecuenta clubes de baile, con lo que ha decidido limitar las reuniones públicas a dos personas o a cerrar salones de juego y piscinas.

Además, los restaurantes deberán limitar a dos los comensales por mesa, mientras que gimnasios y otros recintos deportivos sí podrán permanecer abiertos por el momento. Las nuevas medidas estarán vigentes dos semanas y son similares a las anunciadas el pasado julio, cuando la ciudad afrontó un brote que excedió 700 casos en dos semanas.

La semana pasada, el Gobierno ya cerró establecimientos de ocio nocturno como bares, karaokes y salones recreativos en un intento de frenar el avance de la COVID-19 en la ciudad financiera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *