El Ministerio de Sanidad de Irán ha informado este lunes de 13.321 nuevos casos de coronavirus, un dato que figura entre los más altos de la pandemia pero que representa un leve descenso respecto a los sucesivos récords de la semana pasada, cuando llegó a superar el umbral de los 14.000.

Las autoridades sanitarias iraníes han confirmado 962.070 casos hasta la fecha, de los cuales 668.151 corresponden a pacientes ya recuperados. Al menos 48.246 enfermos han perdido la vida, 371 más que el domingo, mientras que 5.852 pacientes están ingresados en unidades de cuidados intensivos, según la agencia IRNA.

La extensión de esta segunda ola de contagios ha llevado a las autoridades iraníes a endurecer las restricciones en las zonas más afectadas, en un intento por contener la movilidad y reducir las actividades no esenciales.

Irán, con unos 82 millones de habitantes, es el octavo país del mundo que más fallecidos acumula por la COVID-19, según el balance de la Universidad Johns Hopkins, que sitúa a la República Islámica en el decimoquinto puesto en cuanto a número de casos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *