Las autoridades sanitarias japonesas han confirmado este domingo que el país ha batido el récord de pacientes graves por COVID-19 con 462 afectados en medio de un rebrote de contagios, según un balance del Gobierno nipón.

De hecho, la capital del país, Tokio, y la prefectura de Aichi, en el centro de Japón, están pidiendo a los restaurantes de la capital y partes de Nagoya que reduzcan el horario comercial de este fin de semana para combatir la propagación de infecciones.

La capital japonesa ha informado 418 nuevos casos de coronavirus, un descenso respecto de los 561 casos del día anterior y del récord de 570 casos el viernes pero, con todo, una cifra elevada para tratarse de un domingo, según El número de personas con síntomas graves aumentó en 22 desde el sábado, según el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar.

De hecho, el Gobierno metropolitano ha elevado su alerta de virus al más alto de cuatro niveles por primera vez desde principios de septiembre.

Este sábado, Tokio inició un período de 20 días durante el cual se solicita a los establecimientos, incluidos los restaurantes que sirven alcohol, que reduzcan el horario comercial. A cambio, el Gobierno metropolitano proporcione (unos 3.600 euros) en concepto de apoyo financiero a cada negocio que cumpla. La prefectura de Aichi ha aprobado la misma medida.

El país ha registrado unos 145.000 contagios totales y 2.042 fallecidos desde el principio de la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *