Las autoridades sanitarias de Portugal han notificado este martes 155 muertes por COVID-19 en 24 horas, una cifra diaria sin precedentes desde el inicio de la pandemia y que llega en plena confusión por el posible contagio del presidente del país, Marcelo Rebelo de Sousa, que ha recibido resultados contradictorios de varias pruebas.

La Dirección General de Salud lusa, responsable de actualizar los datos tiene registrados 496.552 casos de coronavirus, 7.259 más que el lunes, y 8.080 fallecidos. La cifra de pacientes ingresados en cuidados intensivos también va en aumento y roza ya los 600.

El primer ministro, António Costa, ha reconocido que se trata de cifras “alarmantes” que habrían parecido “astronómicas” en la primera ola, pese a que ha reconocido que la percepción del riesgo parece haber disminuido en las últimas semanas entre la sociedad portuguesa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *