Suecia, que optó inicialmente por una estrategia más suave contra la pandemia de coronavirus, superó este jueves los 10.000 muertos por COVID-19, mientras la situación epidémica se mantiene estable en un escenario de alto contagio.

La Agencia de Salud Pública (FHM) sueca notificó 351 muertes desde ayer, 10.185 en total, aunque advirtió de que una parte importante se produjeron días o semanas atrás y que no habían sido registradas hasta ahora por el retraso en el proceso de registro de las diferentes regiones.

El número de contagios asciende a 518.783, 6.580 más que ayer, y la incidencia en los últimos 14 días es de 687 casos por cada 100.000 habitantes, lo que supone un ligero descenso.

“Por desgracia esperamos que el número de muertos siga subiendo, ya que existe aún en el país transmisión del virus”, dijo Karin Tegmark Wisell, jefa de departamento de la FHM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *