La falta de interés de buena parte de los búlgaros por vacunarse ha llevado al Gobierno a prescindir de la estrategia de fases y ofrecerla a todo el que quiera, lo que ha disparado las inmunizaciones en los últimos tres días en uno de los países del mundo que más lentamente está inoculando a la población.

Durante el fin de semana se han formado largas colas ante los centros de vacunación, tras anunciar el Gobierno el viernes que dejaba de aplicarse el sistema de fases, según la edad y la actividad profesional de la población.

Durante los últimos tres días se han vacunado en Bulgaria unas 33.000 personas, mientras que en las siete semanas anteriores sólo lo habían hecho 90.000.

El primer ministro Boiko Borísov, ordenó el pasado viernes a las autoridades sanitarias que abrieran los centros de vacunación para cualquier persona que quiera inmunizarse, sin respetar más las fases que estaban aplicando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *