Las autoridades sanitarias de Francia empezaron este lunes a realizar a miles de sus escolares pruebas de antígenos por saliva, considerado un método de detección de la COVID-19 menos molesto para los pequeños que la PCR.

El objetivo del Gobierno es llegar a unas 200.000 pruebas semanas. Francia tiene matriculados a 6.6 millones de alumnos de primaria y preescolar, entre los tres y 11 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *