Este lunes, las restricciones impuestas para frenar la propagación de la COVID-19 en la mayor ciudad de Nueva Zelanda se levantarán.

La primera ministra, Jacinda Ardern, ha informado que, a partir de la medianoche, las restricciones que todavía están vigentes en Auckland se suavizarán, dejando de lado los límites a las reuniones.

A mediados de febrero se detectaron tres casos de coronavirus en la comunidad, lo que obligó a Auckland a un cierre de tres días mientras las autoridades sanitarias determinaban el origen de la infección. Tras el anuncio de la líder, Auckland vuelve al nivel de alerta 1.

Ardern declaró que sería obligatorio llevar el rostro cubierto en todos los transportes públicos del país. Antes del anuncio, sólo se exigía en el transporte público dentro de Auckland o en los vuelos nacionales. No obstante, las mascarillas en el transporte público seguirán siendo obligatorias en todo el país.

El país ha registrado 2.001 casos de COVID-19, con 54 casos activos y un total de 26 muertes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *