La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha pedido que los países garanticen el acceso a las vacunas a las personas refugiadas y desplazadas forzosamente.

A día de hoy, 153 países han incluido a los refugiados en sus campañas de vacunación, pero en muchos de ellos sigue suponiendo un problema, pues no hay gran disponibilidad de vacunas ni los sistemas de salud pueden afrontar tanto trabajo.

“Las evidentes desigualdades observadas a la hora de compartir vacunas entre estados son contraproducentes y cerradas de mente. Un enfoque de ‘mi país el primero’ no puede funcionar en una pandemia que no conoce fronteras”, denunció el alto comisionado de la ONU para los refugiados, Filippo Grandi, en un comunicado.

El 85 % de los refugiados viven en países en vías de desarrollo, lo que dificulta su vacunación al ser lugares con frágiles sistemas de salud. Por ello, ACNUR ha pedido ayuda a los organismos internacionales para que colaboren en este proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *