El comité de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) consideró “posible, pero no confirmado”, el vínculo entre la vacuna contra la COVID-19 de AstraZeneca y el desarrollo de tromboembolismos en un número minoritario de pacientes que recibieron las dosis.

A través de un comunicado, la OMS indicó que es necesario seguir investigando los factores de riesgo de las vacunaciones, pero subraya que este tipo de efectos secundarios son “muy raros”.

Los expertos del comité recuerdan que más de 200 millones de personas han recibido vacunas de AstraZeneca y que este tipo de efectos secundarios raros “deben compararse con el riesgo de muerte por COVID-19 y el potencial de las vacunas para evitar infecciones y fallecimientos por esta enfermedad”.

La OMS recordó que la mayoría de los efectos secundarios tras recibir una vacuna, en general dos o tres días después, suelen ser leves. En todo caso, recomendó que síntomas tales como dificultad para respirar, dolor en el pecho, de cabeza o abdominal, visión borrosa, inflamación de las piernas o aparición de manchas cutáneas en la zona donde la dosis fue inyectada deben ser examinados por un médico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *