El Gobierno de Cuba ha reaccionado a la peor semana de contagios de coronavirus de toda la pandemia con nuevas medidas que van desde las restricciones de movilidad entre territorios en cuarentena a señalamientos de las viviendas e instalaciones donde pueda haber gente aislada.

Cuba acumula 81.640 casos de COVID-19, después de situarse de forma recurrente por encima del millar de positivos diarios. Al menos 440 enfermos han fallecido desde que comenzó la pandemia, según el Ministerio de Salud Pública, que estima que hay casi 5.300 casos activos.

Así, ha atribuido esta realidad a una concatenación de factores, entre ellos las “deficiencias” en el cumplimiento de los protocolos, los retrasos en los ingresos de casos confirmados o sospechosos y la falta de cumplimiento de la cuarentena, de tal forma que “no siempre se garantiza el efectivo aislamiento comunitario”.

El ministro ha apuntado también que puede haber una “disminución de la percepción de riesgo” por parte de los ciudadanos, tanto por el tiempo transcurrido desde el inicio de la emergencia como por el avance de los ensayos en las vacunas Soberana 02 y Abdala. Esta semana han comenzado a recibir la segunda dosis las más de 92.000 personas que participan en los ensayos.

El Gobierno quiere prohibir la movilidad entre territorios donde se hayan establecido medidas de cuarentena y más patrullas de vigilancia para garantizar que se cumplen las distintas restricciones. Así, ha subrayado que aplicará con más rigor las multas a los padres cuyos hijos estén en la calle y a quienes no usen correctamente la mascarilla o no guarden la distancia social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *