Hungría permitió a partir de este fin de semana estadios sin limitaciones de aforo ni mascarillas, interiores de bares y restaurantes llenos, y museos y cines que reabren sus puertas para aquellas personas que hayan sido vacunadas y cuenten con su “certificado de protección”.

El denominado “certificado de protección” está en el centro de un gran plan para regresar paulatinamente a la normalidad. Sin embargo, también ha despertado críticas porque, argumentan, da una falsa sensación de seguridad y resulta discriminatorio.

El Gobierno húngaro ha aliviado las restricciones cuando lidera la vacunación en la Unión Europea (UE), con el 48 % de la población adulta del país de casi diez millones de habitantes con al menos una primera dosis. El 22,6 % ha recibido ya las dos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *