Pese a las críticas, el ministro de Salud brasileño, Marcelo Queiroga, reiteró que la celebración de la Copa América “no es un riesgo” para la población, pues los protocolos de seguridad sanitaria elaborados para el evento “son seguros”.

Queiroga compareció ante una comisión del Senado que investiga posibles omisiones del gobierno y aseguró que la Copa América, que comenzará en el país el próximo domingo, no aumenta el riesgo sanitario, pues habrá “burbujas” para cada delegación.

El riesgo para la población es el mismo, con o sin Copa“, pues las 650 personas que se calcula que sumarán las delegaciones, entre futbolistas, técnicos y personal de apoyo, “estarán aisladas” en sus hoteles y sólo saldrán en autobuses “controlados” para entrenarse y dirigirse a los estadios en los que se jugarán los partidos, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *