El ministro de Salud británico, Matt Hancock, defendió su actuación frente a la pandemia del coronavirus y aseguró que no mintió sobre la situación a Boris Jonhson. En una intervención en la Cámara de los Comunes, Hancock ha afirmado que el Ejecutivo siguió en todo momento las recomendaciones de sanidad.

La autoridad sanitaria desmintió así al exasesor del primer ministro Dominic Cummings, quien aseguró que Hancock había mentido sobre cómo actuar en las residencias de ancianos para reducir el número de contagios. Cummings, además, afirmó que Hancock debería haber sido despedido “por al menos 15 o 20 cosas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *