La cruzada de Keiko Fujimori (derecha) para anular miles de votos de las elecciones presidenciales de Perú, en donde Pedro Castillo (izquierda) obtuvo ya la mayoría de los votos, generó el viernes una tensión insólita cuando el Jurado Electoral le dio permiso para impugnar actas fuera de plazo, medida de la que luego se retractaron.

Después de que la mayoría de los recursos de Fujimori para anular votos no fueran presentados a tiempo, el máximo órgano electoral de Perú tenía intención de darle una prórroga extraordinaria, lo que desde el izquierdista partido Perú Libre, del que es candidato Castillo, fue calificado como “inconstitucional” y una “amenaza de golpe”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *