Las plantas tienen multitud de vías de señalización químicas y hormonales, que generalmente se transmiten a través de la savia. Ahora, un equipo de investigadores constata que los frutos de un tipo de tomatera envían señales eléctricas al resto de la planta cuando son atacados por orugas.

El trabajo se publica en la revista “Frontiers in Sustainable Food Systems” y, según sus autores, entender cómo interactúa la planta con sus frutos y los frutos entre sí puede aportar ideas sobre cómo “manipular” esta comunicación para mejorar la calidad de la fruta, su resistencia a las plagas y su vida útil después de la cosecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *