El torneo subcontinental de selecciones de fútbol le dejó una nueva variante del coronavirus al gigante sudamericano. La cepa B.1.621 fue detectada en Cuiabá, una de las sedes del torneo, y se les adjudicó a integrantes de la delegación colombiana.

La confirmación se hizo a través del Laboratorio Estratégico del Instituto Adolfo Lutz, por medio de la secuencia genética de muestras de SARS-CoV-2 enviadas por el Laboratorio Central de la Salud Pública de Mato Grosso, que procedió enviando una alerta al National Influenza Center/Núcleo de Enfermedades Respiratorias en el Instituto, para que los casos fueran investigados“, explicó en un comunicado oficial el instituto paulista.

La variante que se llevó la atención de integrantes del Ministerio de Salud y otros especialistas fue identificada en Mato Grosso, estado que tenía a una de las sedes, Cuiabá, como capital. Justamente allí estuvieron hospedados los seleccionados de Ecuador y Colombia; este último es el país donde la cepa B.1.621 fue identificada por primera vez.

Pocas horas después de la divulgación del Instituto Adolfo Lutz, las autoridades confirmaron que la nueva variante fue detectada en jugadores de Colombia que enfrentaron a Ecuador en el estadio Arena Pantanal, de Cuiabá, en el comienzo de la Copa América.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *