Miles de trabajadores vietnamitas llevan casi dos semanas durmiendo en fábricas y otros centros laborales para poder mantener la producción sin incumplir las restricciones de movimiento impuestas para frenar el peor brote de COVID-19 que ha vivido el país hasta el momento.

Jordi Borrell, responsable de producción de la empresa española de componentes de calzado Mibor, pasó dos semanas junto a seis trabajadores locales sin salir de la fábrica que tienen a las afueras de Ho Chi Minh (antigua Saigón), una decisión que tuvieron que tomar en unas pocas horas tras ser informados de un posible contacto con un contagiado por COVID-19.

Nos avisaron de que un empleado del servicio de basuras que dio positivo había entrado dentro del complejo industrial y las 130 fábricas teníamos que cerrar y hacer cuarentena o quedarnos dentro para seguir trabajando. Me quedé en la fábrica con seis empleados“, explica a Efe por teléfono.

Tras esa primera cuarentena apresurada de dos semanas, se prepararon para otro posible encierro y cuando las autoridades de la ciudad obligaron a las empresas no esenciales a cerrar o mantener a los trabajadores dentro, ya habían comprado una lavadora, un frigorífico, un microondas e incluso una barbacoa para los momentos de ocio.

Queríamos hacerles la vida más fácil porque si no además no van a trabajar bien, estar 24 horas en la fábrica cansa“, dice Borrell mientras recuerda las primeras noches en que el ruido de la producción nocturna de las plantas cercanas no le dejaba dormir.

Muchas empresas con 20.000 o 30.000 trabajadores han tenido que cerrar“, afirma el empresario, refiriéndose, por ejemplo, a la empresa Pouchen, con 56.000 trabajadores (la más grande de la ciudad de Ho Chi Minh), proveedora de Nike, Adidas, Puma, Lacoste y Under Armour, entre otros, que ha tenido que cerrar, al no poder cumplir con los requisitos del Gobierno.

El cierre temporal plantea dudas para el futuro si Vietnam no consigue sofocar el actual brote de COVID-19, ya que, como recuerda el empresario, estas grandes fábricas “pueden estar cerradas 15 días, pero mucho más no, porque las marcas se van a ir a otros países, tienen producciones muy grandes“.

Con poco más de 70.000 infecciones y 370 muertes por COVID-19 desde el inicio de la pandemia, Vietnam sigue siendo uno de los países con mejores números, pero lleva semanas intentando controlar sin éxito su brote más fuerte, que ha desbordado su estrategia de cierre de fronteras y rastreo exhaustivo de los positivos y sus contactos.

Vietnam, que en todo 2020 apenas registró 1.500 contagios de COVID-19, es uno de los países de Asia con un ritmo de vacunación más lento, con 4,36 millones de dosis inoculadas y solo 324.000 personas inmunizadas con la pauta completa, para una población de más de 97 millones de habitantes.

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *