La COVID-19 es una enfermedad estacional y su transmisión está asociada a temperaturas y humedad bajas, como ocurre con la gripe y otros resfriados causados por coronavirus, según un estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal).

El estudio, que publica hoy la revista “Nature Computational Science“, también destaca la “considerable” contribución de la transmisión por aerosoles y la necesidad de adoptar medidas que promuevan la “higiene del aire“.

Inicialmente, los científicos descartaron que el SARS-CoV-2 se comportara como un virus estacional similar al virus de la gripe porque parecía que se transmitía con la misma intensidad a lo largo de todo el año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *